Cómo congelar Tomates 2021

Si estás buscando la mejor forma de congelar tomates (para que hagan más daño durante la Tomatina de Buñol jeje), has llegado al sitio correcto.

Aquí te enseñaremos como congelar y descongelar tomates usando técnicas sencillas con guía paso a paso.

¡Vamos a ello!

¿Se pueden congelar los tomates?

Los tomates son un alimento versátil que es excelente para agregar a salsas, sopas y guisos. ¡Son perfectos para agregar un gran sabor y color a una ensalada! ¡Puedes hacerlos puré, mezclarlos, picarlos o comerlos enteros! Cocidos o crudos, no hay duda de que los tomates son un gran alimento que sirve como base de muchísimas recetas.  

Pero…¿Puedo congelar los tomates? Si tienes un pequeño huerto o simplemente una mata de tomates, quizás has llegado a preguntarte esto. Ya que a veces nos vemos con una gran cantidad de tomates y no sabemos como conservarlos.

La respuesta rápida es ¡SI!

Solo debes decidir que método quieres seguir. A continuación te mostramos los tres mejores métodos.

Cómo congelar tomates: Paso a Paso

Los tomates se pueden congelar en diferentes estados. Aquí te vamos a enseñar cómo congelar tomates frescos, cocidos o en lata.

Vale la pena recordar dos puntos:

  • Congelar tomates crudos enteros no es recomendable. La razón es que serán más difíciles de descongelar. Es mejor congelarlos en forma de puré o salsa.
  • La textura al congelar tomates se volverá algo distinta al descongelarlos. Otra razón más para no congelarlos enteros. Al congelarlos en puré no notaremos este cambio de textura.

Vamos a ver los tres mejores métodos para congelar tomates.

Cómo congelar tomates crudos

Este método funcionará bien para tomates de cualquier tamaño, forma o color, desde pequeños tomates cherry hasta grandes tomates bistec.

Vamos a congelar tomates triturados para obtener el mejor resultado al descongelarlos:

  1. Lavar y secar
    Lave sus tomates antes de congelarlos. Déjalos escurrir una vez que los hayas lavado.
  2. Quitar el tallo
    Quite el tallo y el área circundante.
  3. Puré
    Primero pele el tomate y después hágalo puré. Para quitar la piel fácilmente, puede sumergirlos en agua hirviendo durante un minuto. La cáscara debe desprenderse fácilmente de esta forma. Luego haga puré.
  4. Congelar
    Coloque los tomates en puré en un recipiente especial para congelados y colóquelos en el congelador con el nombre y la fecha escritos en una etiqueta o en el recipiente.

Cómo congelar tomates cocidos

Si desea cocinar los tomates primero y para convertirlos en una salsa más tarde, puede congelarlos fácilmente de esta manera.

  • Simplemente cocine los tomates como lo haría normalmente, ya sean solos o como parte de su receta.
  • Déjelos enfriar al temperatura ambiente.
  • Transfiera los tomates a un recipiente adecuado para congelados, anotando la fecha.
  • Póngalos en el congelador.
  • ¡Listo!

De esta misma forma, puedes también congelar tomates asados. 

Cómo congelar tomates enlatados

Los tomates enlatados tienen una vida útil increíblemente larga, por lo que no es necesario congelar a menos que ya haya abierto una lata. Afortunadamente, si tiene la mitad de una lata destinada a la papelera, puede congelarla.

Para ello haga lo siguiente:

  • Vierta los tomates enlatados sobrantes en una bolsa gruesa para congelador tipo Zip.
  • Selle quitando la mayor cantidad de aire posible
  • Luego colóquelos en el congelador. ¡Es fácil!

4 consejos para congelar tomates

Ahora que sabe cómo congelar tomates, tenemos nuestros 4 consejos principales que recomendamos encarecidamente seguir al congelarlos para obtener los mejores resultados:

  • Congelar en salsa : los tomates no se congelan particularmente bien enteros, en su lugar, intente convertirlos en puré y congelarlo. La salsa para pasta funciona excepcionalmente bien, ya que habrás cocinado tanto los tomates que no notarás el cambio de textura. 
  • Evite comer crudos : los tomates cambiarán su textura una vez congelados, por lo que no serán adecuados para ensaladas ni recomendamos comerlos crudos. 
  • Evite congelar tomates gourmet: Si te gastas un dinero en comprar tomates gourmet, no te merece la pena congelarlos, ya que perderán su textura. Esos tomates, es mejor comerlos frescos. No malgastes tu dinero. 
  • Use recipientes rígidos : si vas a congelar tomates crudos enteros (No te lo recomendamos) asegúrese de congelarlos en cajas rígidas para evitar aplastarlos en el congelador. 

¿Cuánto tiempo se pueden congelar los tomates?

Los tomates se pueden mantener congelados durante bastante tiempo, ¡hasta 6 meses en total! 

Si vas a congelar a granel, puedes congelarlos en porciones y tenerlos siempre disponibles como base para salsas y otras recetas.

Puede congelar tomates hasta por 6 meses

Cómo descongelar Tomates

Los tomates son muy fáciles de usar desde el congelador. Puede descongelarlos completamente antes de usarlos o usarlos congelados si la receta es adecuada para ello.

  • Si está descongelando tomates enteros y desea usarlos congelados, manténgalos bajo agua corriente tibia durante uno o dos minutos y luego agréguelos a su receta.
  • Los tomates en puré o picados se pueden agregar a su receta tal como están.
  • Si desea descongelar los tomates antes de usarlos, coloque el recipiente en la nevera y descongele lentamente.

¿Puedes volver a congelar los tomates?

Volver a congelar los tomates no es algo que se recomiende. Ya arruinarás la textura de tus tomates si los congelas una vez. Si los vuelve a congelar, solo arruinará aún más la textura. En su lugar, intente descongelar la cantidad que necesite cada vez.

Por eso le recomendamos congelar en porciones. Así podrás descongelar solo la porción que necesites cada vez.

La única excepción aquí es si congela los tomates, los descongela y luego los cocina en una salsa que luego desea congelar. Esta forma de volver a congelar está perfectamente bien.  

¿Merece la pena congelar tomates?

Si lo que quiere es usarlos como lo haría con tomates frescos en ensaladas o como guarnición, desafortunadamente, no merece la pena.

El cambio de textura es sustancial en comparación con los tomates frescos y se vuelven bastante blandos. Así que no espere poder hacer una ensalada con sus tomates congelados.

Sin embargo, si desea tener una reserva de tomates para salsas en el congelador, esto es perfecto. Los tomates jugosos son la opción perfecta para usar en recetas como esta. Son fáciles de usar y cocinar, y siempre puede tener una bolsa disponible en el congelador.  

Preguntas frecuentes relacionadas

A continuación se muestran algunas de las otras preguntas comunes con las que nos hemos encontrado cuando se trata de tomates, algunas relacionadas con la congelación y otras no. 

Si aún tienes alguna pregunta sobre este tema que nos ocupa, deja un comentario al final de este artículo. Nuestro objetivo es ayudarle tanto como sea posible.

¿Se pueden congelar tomate cherry? 

La respuesta es ¡¡SI!!. Para ello debes seguir la misma guía y métodos que te dimos anteriormente.

¿Se pueden congelar tomate triturado?

Esta es una de las mejores formas de almacenar tomate.

  • Exprima el tomate triturado en una bandeja de cubitos de hielo.
  • Luego congele.
  • Una vez congelado, saque los cubos y guárdelos en una bolsa tipo Zip .
  • Cuando desee darle un toque fuerte de tomate a una salsa o salsa, tome un cubo y tírelo a la sartén; no es necesario descongelarlo.

¿Puedo congelar zumo de tomate?

Claro que puedes congelar el zumo de tomate. Si solo planea usar poco a poco, en un batido por ejemplo, congélelo en una bandeja de cubitos de hielo.

Sin embargo, si necesita una cantidad mayor, utilice bolsas para congelar. Asegúrese de comprar bolsas gruesas de buena calidad para evitar fugas no deseadas.

¿Puedo congelar la sopa de tomate?

Como la mayoría de las sopas a base de verduras, la sopa de tomate se puede congelar. 

Debe dejar que se enfríe antes de dividirlo en bolsas de plástico o recipientes herméticos.

¿Se puedes congelar los tomates amarillos?

Los tomates vienen en todas las formas, tamaños y colores, desde el rojo brillante hasta el amarillo y el negro. La buena noticia es que todos los tomates de cualquier color y tamaño se pueden congelar utilizando el método que hemos usado en esta página. ¡Sencillo!

Quizás te interesen otras categorías: